Sakal Dev Tuddu, de 63 años, asegura que no ha lavado sus rastas de casi dos metros durante los últimos 40 años y dice que son una bendición de Dios.

Sakal lleva su mata de pelo en la parte superior de su cabeza como un turbante después de convertirse espontáneamente en rasta de rastas, según recoge Metro.

Sus vecinos en el distrito Munger del estado de Bihar, India, lo llaman Mahatma Ji como una señal de respeto. Asegura que Dios le dijo que no se cortara el cabello y que dejara de beber y fumar por devoción.

 

En un intento por tratar de mantener un mínimo de limpieza, Sakal ata su cabello con un paño blanco cada vez que sale a la calle, de lo contrario, se arrastraría por el suelo detrás de él.

Se le conoce como curandero; prepara tratamientos caseros para parejas sin hijos, y la gente viene de todas partes para conocerle y hacerse fotos con él.

Aunque está lejos del récord de las rastas más largas del mundo está en manos de la mujer de Florida Asha Mandela, cuyo cabello medía cerca de seis metros 2018 cuando tenía 55 años.

VER MÁS: Cuestión de uñas largas