Científicos estadounidenses lograron captar imágenes por primera vez en su hábitat natural, a una cañabota gris o tiburón de seis branquias (Hexanchus griseus)

"Más tomas del seis branquias capturadas sábado pasado con el subpiloto Lee Frey y el fotógrafo Janssen Powers. La cúpula de acrílico de 7 pulgadas de espesor hace que las cosas parezcan más pequeñas de lo que son, pero estimamos que el animal tiene unos 5 metros de largo", mostró en un vídeo en Twitter, Gavin Naylor, director del Programa de Investigación de Tiburones de la Florida.

 

Los científicos lograron grabar a este tiburón que no ha tenido casi ningún cambio evolutivo durante 200 millones de años y cuyo estilo de vida sigue siendo un misterio, se puede leer en la página web de la misión científica OceanX.

Anteriormente científicos habían logrado sacarlos a la superficie para etiquetarlos y rastrearlos. Pero en circunstancias normales, prefieren las aguas más oscuras del océano (hasta 2,500 metros), y suben a aguas menos profundas sólo de noche para alimentarse.

Un equipo de biólogos marinos liderado por la Universidad Estatal de Florida realizó un viaje a las Bahamas a bordo del barco de investigación OceanX, para bajar a las profundidades en un sumergible y encontrarse con un tiburón de peinetas en su hábitat natural.

El tiburón es en realidad una maravilla. A diferencia de sus parientes más evolucionados, que tienen cinco branquias, los seis branquias son más primitivos: una reliquia del Jurásico temprano, cuando los ancestros de los tiburones evolucionaron por primera vez.

VER MÁS: Encuentran un diente de megalodón