La muerte de un ser querido es sin duda uno de los eventos más trágicos que puede afrontar una persona. El dolor invade su vida y cubre de un manto gris a sus más allegados.

Una vez que ha fallecido una persona, toca decidir si la vas a incinerar, enterrar y dónde. Todo un proceso que se lleva a cabo después de haber certificado oficial y medicamente la muerte. Esto te lo explicamos porque hay situaciones donde la confusión o la maldad han llevado a certificar una falsa muerte.

Una de estas historias ha ocurrido en Forfar, Escocia cuando Alan Hattel en una visita al cementerio ha encontrado cavada su propia tumba. Toda una declaración de intenciones que, según sospecha el propio Alan, habría sido idea de su exmujer.

Según explica The Courier, Alan lleva separado de su exmujer 26 años con la que tiene dos hijos en común. El periódico local ha logrado contactar con él y éste les ha explicado que su exesposa compró el terreno y levantó una lápida con el nombre de los dos con la intención de ser enterrados juntos.

Sorprendido porque su vida social se había visto reducida en los últimos meses ahora entiende la causa. "La gente piensa que estoy muerto. Mi teléfono no ha sonado en tres o cuatro meses. Todo era confuso pero ahora sé por qué nadie me ha estado llamando", ha afirmado Alan.

Ha explicado que ya lo ha puesto en conocimiento de las autoridades locales a fin de que el problema sea resuelto lo antes posible. "Ni siquiera quiero ser enterrado, planeo ser incinerado", ha añadido.

VER MÁS: Encuentran una vasija y otros objetos en la tumba de un bebé