Una mujer y sus hijos pequeños salieron a caminar el lunes cerca del río Mitta Mitta en Victoria, Australia. Mientras sus hijos corrían hacia adelante, la mujer decidió tomar algunas fotos de la bonita escena.

Pero sus desprevenidos hijos no fueron los únicos posando para las fotos. En el momento exacto en que se tomaron las fotos, sus hijos estaban a punto de cruzarse con una venenosa serpiente marrón oriental.

El peligroso photobomb fue compartido en Facebook por Barry Goldsmith, propietario de Snake Catcher Victoria. Goldsmith vio las fotos como un ejemplo perfecto de cómo las serpientes no atacarán a menos que se las provoque para ello.

"La serpiente los vio venir y vio como pasaban sin darse cuenta", escribió Goldsmith en Facebook. "Realmente demuestra que las serpientes no son agresivas y solo necesitan respeto".

Las serpientes marrones del este reaccionarán a la defensiva si están agitadas o acorraladas, pero cuando las serpientes se enfrentan a una persona, generalmente eligen huir o quedarse quietas.

Fue Mark, un amigo de Goldsmith, el que le mando las fotos que había sacado su hija Alanna de sus nietos para que las compartiera en su pagina de Facebook. Muchas personas no consiguen ver a la serpiente pero puedes darle al play al vídeo para ver dónde se esconde exactamente.

VER MÁS: Hay un nvitado mortal escondido en la foto

VER MÁS: Encontró esto en su cocina y nadie sabe que es

VER MÁS: En estado de descomposición

VER MÁS: ¡Se salvó de un ataque mortal!