Un hombre pateó a un perro en Reus y el animal le desgarró el pene de un mordisco, herida por la que ha precisado cirugía de reconstrucción en el hospital, según ha confirmado a Efe el Sistema de Emergencias Médicas (SEM). El hombre, un ciudadano senegalés, maltrató al perro en la madrugada del pasado 11 de septiembre y el animal respondió con un mordisco, según una vecina que presenció los hechos.

El mordisco perforó los pantalones de la víctima, le desgarró la piel del pene y le causó heridas en el glande y en el prepucio. El SEM le trasladó al Hospital de Sant Joan de Reus, pero de allí le derivaron al hospital Joan XXIII de Tarragona, ya que precisaba cirugía de reconstrucción y urología.

El caso fue archivado por el juez y levantó el decomiso de la perra, pero sigue interna en el centro L’Última Llar porque, al considerarse una raza potencialmente peligrosa, necesita una licencia especial que no tienen los propietarios. Kiara tiene microchip, cartilla, seguro, está censada, pero necesita esta licencia para salir del centro.

Nova Eucària pidió la custodia de la perra hasta que los dueños tuvieran la documentación completa, pero el juez lo denegó. Ahora han descubierto que los dueños son una pareja con problemas de drogodependencia y que habrían estafado a una particular que les dio dinero para sacar esta licencia y que su único interés en la perra era hacerla para criar y vender sus cachorros.

Nova Eucària ha conseguido un contrato de cesión de la perra por parte de los dueños y ahora gestionan ellos directamente el caso, por lo que piden a los interesados en adoptar a Kiara que les contacten mediante info@novaeucaria.cat.