Liopardo » Ni de coña

REINO UNIDO

Este niño de 12 años lleva una década alimentándose de pan blanco y yogures

Ha sido diagnosticado con fobia a la comida y en 10 años no ha podido probar otro alimento.

Pan [archivo]

Pixabay Pan [archivo]

Publicidad

Cara, de 49 años, y James, de 52, es un matrimonio que lleva casi diez años viviendo una pesadilla. Y es que su hijo, Ashton Fischer, un niño de 12 años, lleva durante todo este tiempo comiendo únicamente pan blanco y yogures. Por si fuera poco, no le vale cualquiera, sino una marca y producto específico para cada alimento: tostadas de la marca británica Warbutons y yogures de fresa y plátano de Munch Bunch.

Los padres llevan años intentado todo: dietistas, médicos... y nadie supo ayudarles. En cuanto intentaban ofrecerle al pequeño Ashton otro tipo de alimento, se echaba a llorar amargamente, incluso tenía ataques de pánico. Por fortuna, ha sido diagnosticado recientemente con Trastorno de Evitación y Restricción de la Ingesta de Alimentos; dicho de otra forma, fobia a la comida.

 

Ahora, Ashton está recibiendo tratamiento gracias a que ya tiene un diagnóstico, realizado por el doctor Felix Economakis, un especialista en trastornos de alimentación. Pese a que la recuperación va a ser lenta, al menos los padres respiran tranquilos sabiendo que, poco a poco, va a poder recibir todos los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Según cree la madre, la causa de esta fobia pudo ser a los dos años, cuando sufría de reflujos, lo que podría haberle causado miedo a probar alimentos, pensando inconscientemente que iban a hacerle daño. Esta fobia ha sido un inconveniente para él y ha restringido su vida social y familiar, ya que no podía soportar el olor de las comidas de Navidad, o no podía asistir a las fiestas de cumpleaños de sus compañeros del colegio. Sin embargo, tal y como afirma Cara, el paso a secundaria ha sido un detonante clave para que Ashton quiera cambiar su relación con la comida: "Hasta hace poco, Ashton ha estado bien porque pensaba que era normal. Pero sus compañeros de la escuela secundaria se han dado cuenta de que no come y se ha vuelto incómodo para él. No quiere ser diferente".

Ahora, las sesiones psicológicas comienzan a surtir efecto y Ashton ha podido incluir en su dieta sándwiches de jamón, filetes de carne, patatas Pringles y nuggets del McDonald.

VER MÁS: Esta chef no puede comer nunca más

Publicidad