El increíble incidente ocurrió en West Midland Safari Park, en Reino Unido. En una parte del safari los visitantes pueden alimentar a varios animales desde el interior de sus coches.

 

La persona al volante se puso nerviosa cuando la jirafa metió toda la cabeza dentro por lo que subió sin querer la ventanilla. Al quedarse atascada la jirafa estalló el cristal sacando su cabeza.

La pareja resulto herida sin gravedad aunque las consecuencias del incidente podían haber sido mucho más graves. El personal del Safari ha iniciado una investigación sobre el incidente, aunque han confirmado que a la jirafa no le paso nada ni se clavo ninguno de los cristales.