El cuerpo se ha encontrado cuando estaban desmantelando el supermercado. Las pruebas de ADN y la ropa que llevaba el cuerpo confirma que se trataba de Larry Ely Murillo-Moncada.

Su desaparición fue denunciada el 28 de noviembre de 2009. Al parecer el joven estaba tomando una medicación que le hacía ser mentalmente inestable. Tuvo una pelea con sus padres que hizo que se marchara de casa.

 

Al parecer Murillo-Moncada habría ido al supermercado donde trabajaba y se habría subido a la parte superior de la nevera, un lugar que solían utilizar los trabajadores para escabullirse del trabajo. Desde allí se cayó a la parte trasera y, a causa del ruido de la máquina, nunca le escucharon.

La autopsia no revela señales de una muerte violenta. La policía estuvo buscándolo durante meses y, ahora, diez años más tarde han conseguido cerrar el caso de su desaparición.