Una trabajadora del servicio de parques y vida silvestre de Tasmania encontró en una orilla de la isla de Macquarie, administrada por Australia, una botella con un mensaje dentro. La isla está administrada por Australia y se encuentra en mitad del océano cerca de la Antartida.

Al abrir la botella y desenrollar el trozo de papel, lo único que vio Stella fue una hoja en blanco. Sorprendida en un principio tuvo que investigar un rato hasta darse cuenta de que el mensaje tenía truco. Sombreando la hoja con una lapiz se reveló el mensaje que había escrito una persona de Polonía.

Con un poco de paciencia y sombreando con lápiz, más tarde se reveló un mensaje. El autor había escrito que era de Polonia y que había lanzado la botella el 6 de abril de 2015, cuando estaba de viaje a la isla Bouvet, situada entre la Antártida y Sudáfrica, y perteneciente a Noruega.

"Si encuentras este mensaje, mándame un correo electrónico", escribió. No obstante, el correo resultó ser más complicado para descifrar, ya que solo era claramente visible la primera parte, "JUDBAS", mientras que el resto tras la arroba ya no se veía.

Se desconoce todavía quién lanzó el enigmático mensaje pero se sabe que en abril de 2015 por la isla Bouvet de verdad pasó un crucero polar por lo que la persona que lo mandó probablemente fuera en ese barco.

VER MÁS: ¡Se llevó la sorpresa de su vida!