Un buzo estadounidense encontró un teléfono que, a pesar de haber permanecido en el fondo de un río de Carolina del Sur por 15 meses, todavía funcionaba. El autor del hallazgo logró localizar a la dueña del dispositivo y entregárselo.

En el vídeo de YouTube se puede ver al joven, que normalmente encontrar pelotas de golf y pequeños objetos de metal, encontrando el iPhone con carcasa recargable dentro de una funda impermeable a 3 metros bajo el agua.

Al llegar a su casa descubrió que el teléfono encendía a pesar de haber permanecido 15 meses bajo la superficie. Para acceder a la información era necesario introducir una clave, por lo que transfirió la tarjeta SIM a otro teléfono. De esta manera, pudo contactarse con la dueña.

Se supo que el aparato le pertenecía a Erica Bennett, quien lo perdió en junio de 2018 cuando visitó el río con su familia durante una excursión. Aunque ya contaba con un nuevo teléfono, la mujer aseguró que el hallazgo es muy importante para ella puesto que en el equipo se encuentran mensajes de texto y fotografías de su difunto padre.

La mujer agradeció al youtuber y dijo que inmediatamente transfirió todos los datos a su nuevo teléfono.