El diseñador Mark Stunkenboom ha desafiado todos los tabús al mezclar sexualidad y muerte en su último proyecto llamado ’21 Gramos’. Aunque parezca increíble se trata de un consolador de cristal que puede albergar en su interior exactamente 21 gramos de las cenizas del cónyuge fallecido e incinerado.

Fue un doctor americano, Duncan MacDougall quien determinó que el alma pesaba 21 gramos después de pesar a ancianos inmediatamente antes y después de morir de tuberculosis.

Este polémico y diferente consolador viene acompañado de varios elementos pensados para ayudarte a “revivir de nuevo una noche íntima con tu ser querido”. Un difusor de perfume y un amplificador para poner música acompañan a este consolador de cristal en una caja blanca que se cierra con una llave dorada que puedes llevar en el cuello a modo de colgante.