Los fuertes vientos procedentes del desierto Alto, al sur de California (EE.UU.) enviaron una avalancha de plantas rodadoras hasta la ciudad de Victorville, donde acabaron prácticamente sepultando algunas casas de la población, informa la cadena ABC.

Las viviendas estaban prácticamente sepultadas por miles de plantas rodadoras, las que incluso llegaban hasta el segundo piso de las casas. Los fuertes vientos de casi 100 km/h llevaron montañas de las “corredora del desierto” hasta el barrio, lo que generó que muchos vecinos incluso llamaran al 911 pidiendo ayuda.

 

Para solucionar la situación se requirió el trabajo de varias cuadrillas de obras públicas y servicios comunitarios de la ciudad, los que sacaron las plantas rodadoras desde el frente de las casas para que la gente pudiera al menos entrar a sus viviendas.

Sin embargo, las autoridades explicaron que debido a los fuertes vientos es casi seguro que la “invasión” se vuelva a producir.