El caimán media algo más de tres metros de largo se coló en una piscina de la casa de una pareja en Florida para darse un baño. Patricia Carver y su marido se encontraban en su casa de Calusa Lakes durmiendo tranquilamente. Su marido se despertó por el ruido y cuando abrió las cortinas vio que en el agua se encontraba un enorme caimán dándose un baño en su piscina.

Llamaron al 911 y a los pocos minutos aparecieron varios agentes de la policía del Condado de Sarasota que después llamaron a una agencia de rescate de animales para que se llevaran al reptil.

 

El animal no sufrió daño alguno, y la casa tampoco, con la salvedad de la puerta del porche, que se dañó cuando sacaron al animal de la casa.