Liopardo » Ni de coña

Liopardo

BROMA PESADA: Dejo a su marido y su hijo solos y decidieron afeitarse el pelo

BROMA PESADA: Dejo a su marido y su hijo solos y decidieron afeitarse el pelo

Bebé durmiendo

Pixabay Bebé durmiendo

Publicidad

Liopardo | Madrid
| 25.10.2019 18:52
Rayena trabaja en un hospital y muchas veces le toca el turno de noche así que tiene que dejar a su bebé a cargo de su marido Bobby. Pero una noche en concreto algo no fue bien, su marido había decidido gastarle esta broma:

Bebé durmiendo | Pixabay

Bobby: Hey Rayena: Hey B: ¿Cómo va tu noche? R: Traumatología está llena, pero tenemos una nueva enfermera, así que estará bien. Echo de menos a mi bebé. B: Oye, ¿podemos recalendarizar las fotos? R: No B: Tenemos que hacerlo R: ¿Por qué? B: ¿Te acuerdas cuando estabas embarazada que yo me ocupaba de todo porque te quiero?

Bebé durmiendo | Pixabay

R: ¿Por qué tenemos que recalendarizarlo, Bobby? B: ¿Te acuerdas cuando te pedí matrimonio porque te quiero? R: Te juro por Dios que mejor me lo cuentes R: CONTESTA AL TELÉFONO

Bebé durmiendo | Pixabay

R: CONTESTA AL TELÉFONO B: Cariño, cálmate R: ¿Por qué no coges el teléfono? B: No puedo. B: Cálmate, lo voy a arreglar R: ¿Arreglar qué? Cuéntame, que me estoy poniendo nerviosa

Bebé durmiendo | Pixabay

B: (El bebé) Cogió la maquinilla R: ¿Y la enchufó también? ¿Por qué, Bobby, por qué? R: ¡Oh, Dios mío! Como no cojas el teléfono dejo a mis pacientes y voy y te mato R: No bromeo, coge el teléfono y déjame hablar con mi bebé. R: NO VOY A DEJAR DE LLAMAR B: No puedes hacer que su pelo vuelva. Lo estoy arreglando. Estaba afeitándome el cuello para las fotos que TÚ querías. Es tu culpa. B: Me di la vuelta un minuto y se rapó la cabeza

Bebé durmiendo | Pixabay

R: ¿MI error? ¡Será mi error! R: ¡Tú eres mi error! B: Tranquila, lo he arreglado. Igual si hacemos las fotos desde una perspectiva o algo así...

Bebé durmiendo | Pixabay

R: ¡Oh, Dios mío! Mi hijo parece una patata R: ¿Por qué dejaste la maquinilla fuera? B: Solo fue un segundo R: Tengo que cuidar a mis pacientes. No dejes que lo haga otra vez o lo que sea antes de que pueda llamarte B: Se ha visto en el espejo B: Está muy alterado y no deja de llorar. ¿Qué puedo hacer? B: Ahora me puedes llamar

Bebé durmiendo | Pixabay

B: Se siente muy triste. Creo que se sentirá mejor si yo también me rapo la cabeza. Dile adiós. No deja de llorar. Lo voy a hacer. R: ¡NO TE RAPES LA CABEZA! R: COGE EL TELÉFONO AHORA R: Te lo juro por Dios, Bobby

Bebé durmiendo | Pixabay

R: COGE EL TELÉFONO O JURO POR DIOS QUE TE AFEITARÉ LA CARA CON MI FURGONETA R: BOBBY R: ¿PERO QUÉ? LO HAS HECHO R: NO PUEDO. SOLO NO PUEDO.

Bebé durmiendo | Pixabay

R: ¿Por qué lo harías, mi precioso bebé? Estoy temblando... B: Tranquilízate B: Pienso que mola R: Parece que has cortado el pelo a mi hijo con un cortacésped. R: Y tú...Tu pelo... ¡Oh Dios mío! ¿Por qué? B: Volverá a crecer R: Tu cabeza no, te la voy a moler a golpes R: Estoy yendo a casa. NO TOQUES A MI BEBÉ ANTES DE QUE LLEGUE

Bebé durmiendo | Pixabay

B: Cariño, no. B: Espera B: Es photoshop, cariño, nadie está rapado, está todo bien.

Bebé durmiendo | Pixabay

R: ¿POR QUÉ HAS HECHO ESO? R: Un día le contaré a mi compañera de litera de prisión qué es lo que hice porque mi tonto marido pensó que era gracioso B: Te quiero, cariño R: Lo vas a pagar. Solo espera.

Publicidad