Mientras que en el hemisferio norte nos preparamos para la llegada oficial del invierno, en el hemisferio sur estan en verano y pasando mucho calor. En Australia recientemente se registró el día más caluroso desde que existen registros con una temperatura media máxima de 40,9 grados centígrados, según la agencia meteorológica australiana.

En este contexto, un hombre de Perth, Australia, decidió llevar a cabo un experimento: asar kilo y medio de carne de cerdo en el interior de su vehículo expuesto al sol.

Stu Pengelly introdujo el trozo de carne en un molde para horno, lo metió en su coche con todas las ventanillas y puertas cerradas y lo dejó al sol durante 10 horas, revisando de vez en cuando cómo iba fluctuando la temperatura gracias a un termómetro.

Sorprendido por los resultados, Stu decidió hace público su experimento para lanzar un mensaje a amigos y vecinos: "Mi consejo es que no dejéis a nadie ni nada valioso dentro de un coche al sol en verano, ni por un minuto. Mucho menos niños y perros".