Un joven chino de tan solo 13 años ha tenido que ser intervenido después de introducir un cable USB dentro de su pene. El chaval sentía curiosidad por sus genitales, así que quiso probar qué pasaría si "se conectaba" con el cable.

El joven introdujo el cable hasta 20 centímetros de alambre dentro del pene, hasta llegar a la vejiga. El problema llegó cuando quiso sacarlo, ya que el conducto quedó obstruido y retirar el cable era imposible. Además, cada vez que intentaba retirarlo, sentía más dolor.

Imagen de archivo de una operación de cirugía | Pixabay

Los padres, cuando vieron la gravedad de la situación, los llevaron al Hospital Infantil de Harbin, donde descubrieron que el cable se había quedado enredado y había llegado hasta la uretra. Sí, se habían 'liado' como si fueran los típicos auriculares dentro del bolsillo.

Así, los médicos no tuvieron más remedio que intervenir al joven en una pequeña operación para extraer el nudo y sacar el resto del cable. Un par de semanas después de la cirugía, el joven fue dado de alta.

Imagen de archivo de una operación de cirugía | Pixabay