El fotógrafo Sebastiao Salgado y su esposa Lelia decidieron mostrar lo que puede hacer un grupo de personas decididas a salvar la naturaleza y luchar contra la deforestación.

Salgado es una figura conocida, con varios premios de fotoperiodismo y bastantes libros publicados. En los 90, se encontraba exhausto física y emocionalmente tras documentar el genocidio de Ruanda, y volvió a su hogar en Brasil, que solía estar cubierto de bosque pluvial. Quedó horrorizado al ver la zona totalmente estéril y carente de vida, pero su esposa creía que tenía remedio.

"La tierra estaba tan enferma como yo… todo destruido. Solo un 0,5% de la zona tenía aún árboles. Entonces mi esposa tuvo la fabulosa idea de replantar el bosque, y eso comenzamos a hacer. Después volvieron los insector, las aves y los peces, y gracias al aumento de árboles, yo también renací, fue un momento muy importante," dijo Salgado en The Guardian en 2015.

Sebastiao y Lelia fundaron el Instituto Terra, una organización que ya ha plantado 4 millones de árboles y ha recuperado el bosque. “Solo hay un ser que transforma el CO2 en oxígeno, y es el árbol. Hay que replantar los bosques con árboles nativos, y recoger las semillas en la misma región en las que las vas a plantar, o no vendrán ciertos animales. Si plantas bosques que no son de la zona, la fauna no viene y hay silencio."

Hasta ahora, han vuelto 172 especies de ave, 33 de mamíferos, 15 de reptiles y otras 15 de anfibios, con 293 especies de plantas. Han creado todo un ecosistema reconstruido que no deja de crecer.

"Hay que escuchar a la gente de la tierra. La naturaleza es la Tierra y sus seres, y si no volvemos espiritualmente al planeta, esto se verá comprometido", explica Sebastiao.

VER MÁS: Explora un gigantesco hotel abandonado