Intentando cortar una sandía por la mitad de manera no convencional esta chica se llevó un golpe brutal en su cara.

Ellice Nisbet, de 16 años, estaba haciendo un proyecto científico y arrojó al suelo una sandía con gomas alrededor de la mitad en su patio trasero en Sunnyvale, California, el 5 de mayo.

Ellice dejó caer la sandía en el suelo y esta rebotó sin ningún cambio. Pero cuando se acercó a recojerla las bandas elásticas hicieron que se partiera por la mitad golpeando violentamente su cara.

Inmediatamente empieza a reirse descontroladamente y no dudó en subir el divertido vídeo a redes sociales donde se ha vuelto viral.

VER MÁS: Una broma muy pesada