Luke Vincentini, de 23 años, trabaja como pastelero en la mundialmente famosa Carlo’s Bakery en Lanoka Harbor, Nueva Jersey.

Inspirándose en la vida cotidiana, el talentoso Luke crea deliciosos pasteles que parecen objetos comunes como tazas de café, latas de refrescos e incluso un paquete de Doritos de queso nacho.

Algunas de las creaciones de Luke tardan hasta 14 horas, sus pasteles extraordinarios son ciertamente trabajos de amor, pero todo vale la pena por las reacciones que recibe por parte de la gente.

Luke dijo: "Las reacciones de la gente han sido la mejor parte. Por lo general, se vuelven locos, pero ha habido personas que dicen que es incómodo verlos".

"Me siento genial al terminar un pastel. Un poco aliviado también. Después de mirar algo por tanto tiempo, simplemente comienzas a pellizcar cada pequeña cosa. Lo hago totalmente con mis pasteles, pero eso es lo que los hace aún más acertados", sentencia Luke.

VER MÁS: ¡Increíble!