El Día de Muertos es una celebración tradicional mexicana de origen prehispánico que se celebra principalmente los días 1 y 2 de noviembre, coincidiendo con las celebraciones católicas de Día de Todos los Santos y Día de los Fieles Difuntos. Esta festividad, además, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de México por la Unesco en el año 2008.

Rodrigo Septién y Álvaro Pascual, son los artífices de 'Destripando la Historia', una serie de docu-vídeos colgados en YouTube donde explican en vídeos animados el origen y la historia tanto de películas de Disney como de tradiciones populares. En su último vídeo se han encargado de contarnos la verdadera historia del Día de Muertos.

 

Los orígenes de esta celebración mexicana son anteriores a la llegada de los españoles. De hecho, existen registros de celebraciones de etnias mesoamericanas que rendían culto a la muerte, entre ellas la mexica, cuyos dioses encargados de definir el destino de las ánimas eran Mictecacíhuatl y Mictlantecuhtli, ambos, señores del Mitclan o "Lugar de los Muertos". Para llegar a este lugar, las almas debían atravesar y lidiar con una serie de obstáculos para poder ganarse el descanso eterno.

El Mitclan estaba dividido según la manera de morir. Así pues, a la Tonatiuh Ichan -casa del Sol- entraban aquellos guerreros que habían muerto en el campo de batalla. A Cincalco iban quienes eran considerados como infantes, pues al ser tan jóvenes se les consideraba inocentes.

Este se iniciaba por la muerte de un ser cercano. La muerte se anunciaba con llantos por parte de las mujeres más ancianas de la comunidad. Después se colmaba al difunto con todos sus objetos personales y con copiosas comidas. Al cuarto día se llevaba su cuerpo a cremar o enterrar. A partir de este momento, el alma emprendía el trayecto en búsqueda de su descanso eterno.