Italia continúa viviendo momentos críticos por el coronavirus. Al cierre de fronteras y la prohibición de salir a la calle se le añade el desabastecimiento que están sufriendo algunos hospitales del país.

Uno de los productos que más se necesitan para tratar a los enfermos son las válvulas respiratorias que progresivamente se han ido agotando.

Ante el estado crítico de la situación, dos italianos decidieron ponerle remedio. Massimo Temporelli y Cristian Fracassi han empezado a crear válvulas a través de impresoras 3D para paliar la escasez.

La válvula generalmente cuesta alrededor de 11.000 euros del fabricante del dispositivo médico, pero los voluntarios pudieron imprimir réplicas por alrededor de 1 euro, según Techdirt.

Estas las han repartido por el Hospital de Chiari en Brescia, Italia y los pacientes que ya se veían sin una han podido utilizarlas. Por ello han recibido la felicitación hasta de la Ministra de Transportes italiana.

Sin embargo, ahora podrían enfrentarse a una posible demanda de la empresa patente de las válvulas respiratorias. Pese a haber aclarado que no podían fabricarlas al ritmo que requerían los contagios, la empresa no ha permitido que puedan hacerse otras más en 3D.

Según ha explicado Cristian en una publicación en Facebook, ellos continuarían fabricando y distribuyendo, pero no pueden compartir el modelo con otros hospitales por riesgo a la demanda que pueda presentar la empresa.

VER MÁS: ¡El abrazo más esperado!