Esta representación escolar del Nacimiento de Jesús tuvo un giro de guión cuando la niña que interpretaba el papel de oveja decidió que era buena idea robar al Niño Jesús de su cuna y acunarlo entre sus brazos al ritmo del villancico que estaba sonando. Esta anécdota que se ha vuelto viral ocurrió en la Primera Iglesia Bautista de White Pine, en Tennessee, en una representación del Belén interpretada por niños.

 

En este caso, tras el "robo" del Niño Jesús, a la niña que interpretaba el papel de María le pareció oportuno intervenir para devolver el muñeco al lugar que le correspondía.