El invierno es especialmente duro en algunas partes de Norte América, como Minnesota, que los pantalones pueden permanecer congelados de pie gracias a las temperaturas bajo cero.