Cuando estás escuchando una obra de música clásica lo normal es guardar silencio y ser respetuoso con la orquesta. Pero en esta ocasión, algo anormal ocurrió mientras la North State Symphony interpretaba 'El Pájaro de Fuego' de Stravinsky.

 

Durante la obra, se produjo un cambio musical que hizo que una mujer se asustara de tal manera con el dicho cambio, que dejó escapar un sonoro grito de susto que se escuchó en toda la sala, y en la grabación de la obra. Incluso al director y a miembros de la orquesta, si uno se fija bien, se les escapa alguna que otra pequeña sonrisa ante tal hecho. Lo bueno es que lo tomaron todos con humor en vez de considerarlo una falta de respeto.