Hoy en día, los niños reciben cientos de regalos por su cumpleaños. Muñecas por docenas, innumerables videojuegos, todo tipo de aparatos electrónicos y otros juguetes que realmente no necesitan. Este padre quiso hacerle a su hija un regalo inolvidable, en lugar de cualquier otro juguete. Por su quinto cumpleaños, creó una pajita de 50 metros en su casa de vacaciones. Comenzando por la mesa de la planta superior, bajando las escaleras, hasta llegar al jardín. Mientras la pequeña dormía, construyó esta creativa sorpesa para su niña, quien al despertar quedó encantada con su original regalo. Este hombre ha dejado claro que en ocasiones dura más un recuerdo divertido que un juguete.

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje

Imagen no disponible | Montaje