Todo el que se inicia en un deporte, sea cual sea, sabe que se necesita de mucha paciencia y sudor para cumplir los objetivos marcados. Es posible que en un principio cueste pero, finalmente, todo esfuerzo tiene su recompensa. Prueba de ello es este vídeo, en el que un niño de tres años intenta una y otra vez romper una tabla de Taekwondo para conseguir su primer cinturón. Estas imágenes tan entrañables demuestran que la perseverancia es el camino para lograr el éxito.

 

El contenido ha sido difundido por la escuela  Peak Taekwondo & Fitness Center, a través de su página de Facebook. Las reproducciones del vídeo en esta red social superan ya los 7 millones.