El Cooper's Stadium estaba a reventar para ver el encuentro de la Liga Australiana de béisbol entre los Adelaide Bite y los Brisbane Bandits. Antes del encuentro, multitud y jugadores se preparaban para escuchar el himno nacional interpretado por el pequeño Ethan, un niño de tan sólo 7 años de edad, que, micrófono en mano se arrancó a entonar las primeras notas con tal mala suerte que el hipo se apoderó del momento.

 

Un niño de su edad puede reaccionar de cualquier forma, teniendo en cuenta la presión por estar ante tal cantidad de personas completamente desconocidas, sin embargo el valiente Ethan logró terminar el himno y tuvo el temple de aguantar estoicamente de pie tras la actuación mientras el público y los jugadores le dedicaban una merecidísima ovación. Esta, probablemente, sea "la mejor interpretación del himno nacional de Australia jamás vista", según palabras del canal ABLtv.com en YouTube. Y puntos tiene para ello. FUENTE: Europa Press