Nueva York se ha llenado de grafitis inesperados y el artista americano Tom Bob es el culpable. Para realizar sus obras maestras se basa en elementos que hay en la calle, como pivotes, alcantarillas, tuberías, rejas, huecos... Da igual de qué se trate, las oportunidades de crear algo fantástico son variadas. Si por ahora no tienes planeado una escapada a Nueva York, no sufras porque en el siguiente vídeo puedes disfrutar de todo su arte: Ha transformado sombras en columpios, rejas en jaulas, alcantarillas en refugios para cocodrilos... y mucho más. Su objetivo es convertir objetos comunes (y poco bonitos, todo hay que decirlo) en muñecos, animales o figuras de ficción para hacer de la ciudad un lugar más alegre y divertido para vivir y visitar. Gracias a los grafitis de Tom nunca sabes con lo que te puedes encontrar.