Estamos ante una de las bromas más elaboradas que hemos visto en mucho tiempo y que tardo varios años en gestarse. Hace cinco años el youtuber Casey Neistat le dijo a su amigo Dan Mace que nadie era capaz de gastarle una broma y en 2016 este se propuso planear una elaborada broma que tendría lugar años después.

Durante mucho tiempo Mace estuvo intentando meterle miedo a Casey sobre los tiburones en la playa. Enseñándole vídeos, llevándole a playas en las que podía haber tiburones cerca y hablándole de los peligros de este poderoso animal.

Finalmente puso en marcha la broma cuando este enero fue con Casey a surfear en una playa de Los Ángeles. Dan consiguió la ayuda de Paul De Gelder, superviviente de un ataque de tiburón, para que hiciera de falso tiburón. Paul se puso un traje de buzo y una falsa aleta de tiburón para esconderse bajo el agua preparado para darle a Casey el susto de su vida.

El espectacular vídeo se ha vuelto viral y la reacción de Casey nadando como un loco hacia la orilla mientras su amigo grita que hay un tiburón cerca.

VER MÁS: ¡Poderoso mordisco!