Por raro que parezca os traemos una noticia de una ciudad perdida en el norte de Noruega más allá del círculo polar.

Más de 10.000 personas viven en Hammerfest, la ciudad más septentrional de Europa. Hammerfest es además el asentamiento más septentrional del mundo con más de 5000 habitantes.

En las afueras de la ciudad había una icónica estatua de un gigantesco oso polar que daba la bienvenida a los visitantes. La estatua tuvo que ser retirada en 2016 tras haber sido fuertemente dañada por culpa de una tormenta.

Recientemente la estatua ha sido restaurada y devuelta a su lugar. El problema es que ahora es tan cutre y terrorífica que todo el mundo está sorprendida con lo que han hecho con el pobre oso. ¿Tú qué opinas?

VER MÁS: ¡Impactante vídeo!