Liopardo » Memes

ALUMNOS DE EGB

Situaciones surrealistas vividas hace unos años en las aulas que hoy en día llevarían a la cárcel a nuestros profesores

Recopilamos los mejores comentarios compartidos con el hashtag #profesoresEGB. La propuesta nace con un tuit de @hematocrítico y, a partir de él, surgen recuerdos sobre los profesores que hoy serían motivo de cárcel.

Un aula de un colegio

EFE/Archivo Un aula de un colegio

Publicidad

Liopardo | Madrid
| 01.08.2018 10:46

El usuario de Twitter y colaborador de Liopardo, @hematocritico, lanzó hace unos días una propuesta con el hashtag #profesoresEGB para que sus seguidores compartieran las surrealistas historias que vivieron cuando iban colegio. El resultado no tiene desperdicio.

 

Los usuarios no perdieron el tiempo y se lanzaron a revelar las situaciones inverosímiles que algunos de sus profesores realizaban de puertas del aula para dentro; prácticas por las que hoy en día podrían ir incluso a la cárcel. Las historias abarcan todo tipo de contenidos, desde las más graciosas, como motes o insultos que los profesores utilizaban para llamar a sus alumnos, hasta violentos castigos, que en la actualidad resultan impensables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualmente sería inconcebible ver a profesores fumando dentro de las aulas, pegando a los alumnos o enviándolos a hacer recados personales como muchos de los usuarios comentan.

 

 

 

 

 

 

 

Según un informe de PISA, el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, cada vez son más los estudiantes que rechazan esta profesión. Esto se debe a que el trabajo de profesor es muy duro, pero también a que es de los peores valorados. De hecho, la falta recursos dificulta en muchos casos el desempeño de su trabajo. No obstante, el sistema educativo se haya transformado en algo completamente distinto a como era hace unos años.

Twitter muestra sentimientos enfrentados junto al hashtag #profesoresEGB: hay quienes miran al pasado y, aunque les cueste creer algunas cosas, las recuerdan con diversión; otros, prefieren no recordarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad