Muchos rusos llevan una cámara en el salpicadero grabando todo lo que pasa mientras conducen por si tuvieran un accidente poder usar las imágenes en un posible juicio o para reclamar al seguro si fuese necesario. Estas cámaras no paran de regalarnos momentos absurdos, impactantes y virales.

Mientras esperaba en su automóvil en el estacionamiento de un supermercado en Tosno, Rusia, Sergey Latushko fue testigo del momento cómico en que un comprador que salía decidió intentar sacar montarse en su carrito como si fuera un patinete-

Desafortunadamente para el hombre su viaje se vio truncado después de que el carrito se volcara bajo su peso, lo que resultó en botellas rotas, un golpe contra el suelo y mucha vergüenza.

VER MÁS: ¡Peligroso!