Este niño hizo una trastada de las gordas al coger el pintalabios de su madre, ponerselo por toda la cara y por la silla del salón. Cuando todas los intentos de escurrir el bulto delante de su padre fallan decide echarle la culpa a un elfo.