Liopardo » Memes

VISTO EN FACEBOOK

Una mujer entra al chat de Facebook de su esposo para cotillear pero lo que se encontró te sorprenderá

Una mujer entra en el grupo de chat de Facebook de su marido para cotillear y la respuesta del resto de integrantes no es para nada lo que ella se esperaba.

Conversación grupo de chat de Facebook

Facebook, Raziel Lopez Montero Conversación grupo de chat de Facebook

Publicidad

Liopardo | Madrid
| 06.08.2018 10:49

Una mujer entra en la cuenta de Facebook de su marido y se da cuenta de que hay un grupo de chat llamado PS4 México y ante la duda de la utilidad de ese grupo decidió iniciar una conversación presentándose como la mujer del usuario de esa cuenta y pidió que le explicasen que hacía su marido en ese chat.

Sin embargo, el resto de usuarios debieron de entender que se trataba de una emboscada que le había tendido la mujer y decidieron ayudar a Raziel López, el marido. Sus amigos, ante las peticiones de la mujer, decidieron simular que se trataba de un foro cristiano, que promueve la fe en Jesucristo y en Dios.

Conversación grupo de chat de Facebook | Facebook, Raziel Lopez Montero

Por ese motivo, los mensajes al respecto se sucedieron e incluso uno de ellos aclaró que las siglas del nombre del grupo respondían a "primero el señor de los 4 elementos, aire, agua, tierra y fuego" y también "los puntos cardinales".

Además, con el fin de que la mentira fuera lo más creíble posible y para que nadie revelara nada, los usuarios reaccionaron rápido ante los mensajes de aquellos que se salían un poco del guión corrigiéndoles y obligándoles a rectificar.

Si no tenían bastante con simular algo que no son, los amigos de Raziel López incluso se aventuraron a animar a la mujer a unirse al grupo, diciendo que gracias a su marido había conocido el camino del señor.

Conversacion grupo de chat de Facebook | Facebook, Raziel Lopez

Para terminar de convencerla los usuarios escribieron: “la misa para alabar a Cristo y como ser fiel a las esposas es a las 10”.Vincular el grupo con Dios tuvo que ser el punto clave para convencer a la esposa de que era un grupo inofensivo, y aunque no sabemos cómo acabó la conversación sospechamos que el marido se libró de una buena bronca, por lo menos por esta vez.

Publicidad