Desgraciadamente el balconing sigue siendo noticia. Una práctica que consiste en saltar entre los balcones de un hotel o hacia la piscina. Es practicado por jóvenes, principalmente turistas, en España, especialmente en las Islas Baleares.

Además los turistas combinan esta absurda práctica con drogas o alcohol por los que las probabilidades de sufrir un accidente o fallecer se ven incrementadas.

El pasado mes de junio un joven británico se convirtió en una de las últimas víctimas mortales del 'balconing' en Magaluf. Ahora, su novia, Mia Smith, ha querido hacer un llamamiento por medio de Twitter acerca de los peligros de esta actividad. El problema es que la joven culpa a la altura de los balcones de ser los causantes de la muerte de su pareja, y no al hecho de tan peligrosa azaña.

Esta peligrosa práctica deja cada verano noticias terribles y también muchos tuits que ven con ironía y sarcasmo este problema.