Uno de los vídeos más populares de Internet lo protagonizan Dan Iverson, su mujer y su hijo pequeño. Un día decidieron colocarle una GoPro al pequeño mientras jugaban al escondite por su casa y el resultado lo han visto más de un millón y medio de personas en YouTube.

 

"Estábamos viendo el streaming en el móvil y no parábamos de reír. Me sorprende que no nos haya podido oír", se puede leer en uno de los rótulos. También a mitad de vídeo Ollie, el perro de la familia, se une a la divertida búsqueda.