Navegando por las redes sociales e Internet me encuentro con una última moda absurda y sorprendente que está recorriendo twitter, facebook y YouTube como la polvora. El #condomchallenge consiste en llenar un condón con agua, y dejarlo caer sobre la cabeza de una persona, haciendo que el globo con agua envuelva su cabeza hasta que se rompa.

 

Al parecer el origen de esta iniciativa es concienciar a los jovenes sobre el sexo seguro y demostrar que los preservativos son muy resistentes y nada fáciles de romper. Una versión 2.0 del ya mítico Ice Bucket Challenge y en la que nos gustaría ver a famosos involucrandose aunque sólo sea por echarnos unas buenas risas.