La percepción puede ser bastante caprichosa y nuestros sentidos a veces fallan y nos engañan. Un ejemplo es esta ilusión óptica que deja a todos flipando. Una extraña imagen en blanco y negro de un castillo se convierte en una imagen a todo color en tus ojos si la miras fijamente. Primero miramos fijamente la imagen en blanco y negro, después vemos la misma imagen con un amarillo y azul muy fuertes y después cuando vuelve el blanco y negro es cuando se produce la magia.

 

Todo tiene que ver con las células llamadas “conos” y que están en nuestros ojos. Son uno de los dos tipos de fotoreceptores que se encuentran en la retina y son responsables del color en nuestra visión. Tenemos tres tipos de conos, que son sensibles a las ondas de luz azul, roja y verde. Cuando nos exponemos a una gran cantidad de un color, entonces ese tipo de cono particular se sobre estimula y se vuelve “vago”, dejando de responder. Esto hace que temporalmente uses sólo dos de tus otros tipos de conos, que muestran el color “complementario” opuesto. (por ejemplo, rojo contra verde, y azul contra amarillo). Después de unos segundos, los conos se “recargan” y ya puedes volver a percibir ese color de nuevo. ¿Puedes encontrar las figuras ocultas en estas imágenes antiguas?

Liopardo | Liopardo