Si creíamos que ya estaba todo inventado, nos equivocábamos. La compañía rusa 'Private Jet Studio' permite que, quien quiera, pueda hacerse fotografías en el interior de un jet privado como si estuviese viajando en él. Como no todo el mundo puede permitirse tener un avión privado, esta empresa ofrece un fotógrafo profesional para tomarse unas instantáneas en el interior del jet. La compañía ha pensado en todo y, en función de lo que estés buscando, pueden ofrecerte hasta tres servicios distintos. Por ejemplo, el coste por una sesión con el fotógrafo de dos horas es de 244 dólares, mientras que si prefieres hacerlas tú mismo serían 191 dólares. Para los más exquisitos, existe la posibilidad de contratar a todo un equipo de estilistas que amolden su aspecto al decorado que necesite. ¿Qué te parece la idea? ¿Te animarías?