Twitter se ha convertido últimamente en un campo minado lleno de haters, trolls, cuñados y zascas constantes. Un alicantino llamado Pau decidió desatar su frustración con Correos a través de Twitter pero la cosa no salió tan bien como esperaba.

 

 

 

Desde Correos decidieron contestarle a pesar de los insultos que estaban recibiendo y le dieron a Pau un zasca brutal.