Mikayla Ellison Phillips movió el esqueleto con su padre Nathan Ellison el día de su boda. Todo empezó de forma muy convencional con un baile lento hasta que la música cambio de repente y se pusieron a moverse por toda la pista. Se lanzaron entonces a un popurrí musical de 3 minutos en los que bailaron al ritmo de Nsync y MC Hammer delante de sus 400 invitados. El vídeo ya acumula más de 200.000 reproducciones.

 

VER MÁS: 8 de los anuncios de boda más creativos de la historia

Imagen no disponible | Montaje