Un padre y un hijo ganaron claramente la competición de mejor disfraz este Halloween y lo hiceron de forma muy sencilla e inteligente. Ambos decidieron disfrazarse el uno del otro, la idea es tan facil como parece pero el resultado es de lo más inquietante. El hijo se puso la camisa y las gafas del padre, se tiño la barba y se quito su habitual gorro, por su parte el padre tuvo que teñirse el color de su barba y vestirse como suele hacerlo su hijo. La imagen se viralizó después de que un amigo la compartiera en imgur.