Nada más cansado y extenuante para un alumno que estar en época de exámenes ¿Cuántas veces te has echado una cabezadita en el aula? Esto es lo que hicieron estos dos jóvenes de la East Texas Baptist University. Estaban tan cansados que decidieron echarse una pequeña siestecita en el aula, aunque en una postura muy poco peculiar.

 

El primero hizo la clásica de apoyar la frente en la propia mesa, pero lo innovador es que el segundo, que estaba delante, se reclinó tanto hacia atrás que su cabeza reposaba en la cabeza del primero. ¿Son o no son unos genios?