El verano es la época por excelencia de los festivales a los que acuden miles de jóvenes: música, cerveza, fiesta y buen rollo. Aunque parece que hay de todo, a Márton Neményi, un fotoperiodista húngaro, le faltó algo: una buena dosis de arte clásico. Se puso manos a la obra, sacó algunas fotos en festivales y con un poco de Photoshop ha conseguido verdaderas obras de arte del siglo XXI.

El resultado es una mezcla de actualidad con lo que el autor llama "arte fino". Las fotografías contienen un alto grado de realismo gracias a que la temperatura de la imagen y la luz han sido trabajadas para causar el efecto de que las pinturas son una parte original de la foto. Así los personajes renacentistas, modernistas e impresionistas se mezclan con las multitudes de la vida real del siglo XXI.

Márton decidió compartir su trabajo en Facebook y rápidamente se convirtió en viral.