El Ecce Homo de Borja es una pequeña pintura mural creada en 1930 por el profesor español Elías García Martínez,​ en el Santuario de Misericordia de Borja. La obra sin mucho valor artístico dio la vuelta al mundo después de la chapucera restauración que sufrió en 2012 a manos de Cecilia Gimenez.

Desde entonces han sido varias las obras restauradas de forma cutre en volverse virales como este retablo de una Iglesia en Cantabria.

 

o el San Jorge de Estella, una talla de madera del siglo XVI, situada en la Iglesia de San Miguel.

 

Pero para el especialista en Historia del Arte Jin Xu, la restauración de uno de los santuarios de la dinastía Tang en el sureste de China es incluso peor.

 

"Este es el peor trabajo de restauración que he visto en mi vida, otro santuario de cuevas de la dinastía Tang en Sichuan destruido por unos cuidadores locales osados y con muy mal gusto. No tengo palabras", criticó en Twitter Jin Xu ¿Vosotros que opináis?