Liopardo

Liopardo

Así es como cambió la vida de esta mujer después de practicar sexo 365 días seguidos

Así es como cambió la vida de esta mujer después de practicar sexo 365 días seguidos
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
La blogger Brittany Gibbons ha decidido compartir su historia sobre cómo aprendió a quererse a sí misma. Como muchas mujeres después de dar a luz, ella luchaba por superar sus complejos. Después del tercer embarazo según afirma ella misma “no se permitía estar desnuda” por vergüenza. Así que como medida para acabar con esta situación decidió tener sexo con su marido todos los días del año.

Imagen no disponible | Montaje

Brittany afirma que antes: “Mantenía las luces apagadas mientras practicábamos sexo, ocultaba mi tripa y mis pechos bajo una camisola, y esperaba a que mi marido saliese de la habitación para ir de la ducha al armario para vestirme”.Con el tiempo comenzó a preocuparle esta situación. Vivir con esto, igual que a otras mujeres, le atormentaba y decidió hablar con una de sus amigas. Esta fue la que le recomendó practicar sexo todos los días, de hecho ella lo hacía. Brittany sobre la relación de su amiga comenta: “Como una rutina diaria, ella y su marido tenían sexo a diario desde que se casaron, y son una de las parejas más cariñosas, divertidas y fuertes que jamás haya conocido”. Le comunicó la decisión que acababa de tomar a su marido y ambos se embarcaron en este viaje La idea de practicar sexo a diario no era para salvar su matrimonio, sino por ella misma. Servía para encontrarse más cómoda con su físico y quererse más. Dejó de importarle la posición de sus pechos o el sonido que hacía su cuerpo mientras lo hacían. Pese a que al principio algunas veces lo hacía por mantenerse fiel a su palabra, poco a poco esto fue cambiando. De hecho Brittany se sorprendió porque: “el sexo llamaba a tener más sexo, y esa conexión, el deseo comenzó a salir del dormitorio – en nuestro caso, hacíamos el amor en el cuarto de lavar, el vestidor o el garaje - y entró en nuestro día a día. Éramos más románticos, nos acariciábamos el brazo al pasar, nos besábamos despacio después del trabajo, y no el típico pico frío. Nuestra relación era más fuerte y mejor a medida que crecía nuestra intimidad”.

Imagen no disponible | Montaje

Después de este año ininterrumpido de sexo, la pareja no sigue practicándolo a diario, pero sí han aprendido como mantener el deseo del uno por el otro. Brittany Gibbons ha logrado encontrarse a sí misma. Además ha conseguido el equilibro entre su vida íntima y el estrés de la vida diaria. Como conclusión ha contado que: “Nunca se trató de tener a alguien deseándome, era una cuestión de quererme a mí misma. Y solo me llevó un año entero darme cuenta de ello”.

Liopardo | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.