Lexi Magnusson, una mujer de 34 años, ha puesto en su casa una enorme bandera arcoiris creada con luces navideñas para responder a los opiniones homófobas de sus vecinos. Magnusson vive en las afueras de Seattle, Estados Unidos, subió la foto a Reddit explicando que sus vecinos "unos fanáticos a los que ya hemos denunciado varias veces por sus asaltos y agresiones. Así que les he respondido de una forma pasivo agresiva, con 10.000 luces”.

Imagen no disponible | Montaje

Los vecinos le explicaron a Magnusson que " se habían mudado a Seattle para proteger a sus hijos porque antes iban a un instituto en el que aceptaban a alumnos gays y a alumnas lesbianas. Yo le dije que eso no era protegerlos. Que los niños de hoy en día sabían que discriminar al alguien por cómo ha nacido está mal". Después cuando Trump ganó las elecciones Magnusson sintió que los resultados eran un retroceso para las libertades y decidió hacer una simbólica protesta colocando esas luces a la vista de sus vecinos.