No sé por qué todo el mundo ha puesto el grito en el cielo con el tema del Pin Parental. ¿Un sistema para controlar lo que enseñan en los colegios a tus hijos según sea de tu gusto?

Me parece perfecto. ¡Ojalá hubiera existido en mi época!

Voy a explicaros los casos en los que el uso del pin parental me habría beneficiado y así os convenceré para que os vengáis a mi equipo

Clases de Gimnasia

¿Vueltas corriendo alrededor del colegio experimentando todo tipo de puntos y ahogamientos entre sudores y palpitaciones? ¿Severos moratones frutos del impacto de distintas partes de mi cuerpo contra las esquinas del plinton?

Y CUANTO MENOS HABLEMOS DEL VESTUARIO MEJOR

Pensar que una llamada de mi madre me habría librado de eso…EN MI CASA ESTAMOS EN CONTRA DEL EJERCICIO FÍSICO Y ESO HAY QUE RESPETARLO

Leer en voz alta

Había que leer un texto de manera colectiva. Siguiendo el orden de lista. ¿quién va ahora? Acaba de ir Sánchez. Vale. Entonces luego le toca a Ramón, luego a Luis y luego yo entonces (empezabas a contar las frases) me va a tocar esto y….

¿POR QUÉ ESE ABUSO?

MI HIJO SE NIEGA, GRACIAS

Los recreos

¿Humillantes sesiones futboleras en las que comprobaba como una y otra vez era elegido el último por el capitán del equipo (a veces exigiendo goles de ventaja en compensación por tenerme en sus filas?)

¿Violentas modas escolares ochenteras, como LLEVAR NAVAJAS O DESTORNILLADORES ,o dar balonazos a la gente contra un muro?

Los recreos eran mi Vietnam. Una severa oposición moral de mis padres me habría servido.

Copiar lo que ya teníamos

El profesor se sentaba en su silla, leía el libro así como haciendo pausas y tú copiabas lo que acababa de decir en la libreta. He tenido decenas de profesores que empleaban este cautivador método educativo. Todas esas horas empleadas en conseguir la FABULOSA letra que gastamos todos los de mi quinta, eh?

LA MADRE QUE LOS PARIÓ A TODOS

Polinomios

Mi tope en las matemáticas fueron los binomios. Más allá de eso, todo es una niebla a la que sobrevivía como podía trampeando y haciendo que asentía. ¿Podría haberme ahorrado la agonía de la trigonometría, las derivadas y todas esas movidas que ni medio recuerdo? VIVA EL PIN

La mochila

Mis padres podrían haberse opuesto éticamente a tener que llevar en una cartera Perona unos doscientos kilos de libros, cuadernos, estuches de varios pisos, estuche de compás, agendas, carpetas, archivadores, ropa de gimnasia y quizás ahora mi espalda no sería la masa arrugada que es ahora.