Tengo 44 años. ¿vale?. Instagram fue la última red social a la que tuve acceso. Mi intento de abrirme un snapchat se vino abajo cuando descubrí que NO SABÍA interpretar esos menús. Me parecían que estaban escritos en un lenguaje para perros. Ahí descubrí que era un viejo. Por eso esto del Tik Tok me lo tomo como algo ya directamente extraterrestre. Sin embargo cuando me encuentro por twitter con alguna cuenta que retuitea cosas interesantes me vengo arriba y pienso que quizás yo pueda abrirme una cuenta algún día... no sé. Quizás si me encuentro con la máquina de Big. Mientras tanto seguiré buscando a gente que hable los dos idiomas, el twitter y el Tik Tok y que dedican su tiempo a cosas nobles. Cosas como compartir con nosotros bombones tan selectos como TIK TOK CRISTIANO. Parece ser que hay una generación de curas y monjas del año 2020 que han descubierto las posibilidades evangelizadoras de la nueva plataforma. Los resultados son , digamos que, deliciosos. Y reveladores. Con todos ustedes TIK TOK CRISTIANO. Para comenzar, lo mejor es su tuit fijado. Un aperitivo del espíritu de esta cuenta.

 

El fragmento que captó mi atención. La vida en comunidad se hace más amena si propones un planazo después de recoger la comida.

 

Esta monja es la hostia. No, en serio. Literalmente.

 

Y este cura siente TODO EL POWER

 

¡Feliz Monjario!

 

 

Aquí nos explican cómo funciona el tema del perdón de los pecados con CIENCIA

 

CURAS MALOTÍSIMOS

 

Intentan crear sus propios memes. Son regulares.

 

En fin. Esta cuenta ha llegado a tu TL. Y HA LLEGADO ASÍ