Liopardo

Liopardo

Querido terrorista yihadista

Querido terrorista yihadista
Imagen no disponible
Imagen no disponible | Montaje
Querido terrorista yihadista. Últimamente estás que te sales. Tienes la creatividad como la inhumanidad: por las putas nubes. Que si pongo una bomba por aquí, que si me lío a tiros en mitad de esta calle, que si corto un cuello y lo grabo, que si meto un camión cagando leches contra aquellos… Podía haberte dado por escribir guiones de pelis malas y la humanidad habría tenido contigo a un genio del cine de sobremesa, pero por desgracia has decidido ser el guionista, director y protagonista de la puta película que tienes montada en tu cabeza. Una cabecita que nunca para de maquinar nuevas mierdas para joder a gente que no te ha hecho nada y así contentar a tu amigo imaginario. Si existiese, tu amigo imaginario te pegaría un buen par de guantazos que dejarían en caricia los del caranchoa al saber las que lías en su nombre. Los medios de comunicación te suelen llamar terrorista, fanático, integrista… Y razón no les falta. Aunque yo creo que principalmente eres un puto flipao. A tus veintipocos años te ha dado por la yihad como te podía haber dado por ser ultra de un club de fútbol y liarte a navajazos con aficionados de otros equipos. Pero la moda es la moda y al extremismo le pasa ahora mismo como al reggaetón, que es lo que tiene más tirón entre los más despistados de cada pueblo. Si necesitas la yihad, dale. Eres muy cutre. No hay cosa más cutre y casposa que la violencia, matar y crear terror entre gente inocente, porque la gente a la que tú matas lo es, por mucho que te hayan dicho en el forocoches del yihadismo que son unos pecadores o que por su culpa se cometen barbaridades, que se cometen, en muchos lugares del mundo, pero no por su culpa. Tú y en la acera de enfrente los que odian a todos los de tu religión, separáis el mundo entre ellos y nosotros. Pero la verdad es que tú eres primo hermano del americano que lanza bombas desde un avión por petróleo. Y los que morimos, aquí y allí, somos primos hermanos entre nosotros, por mucho que tú y los de la otra acera queráis dibujar el mundo plano. Deja de hacer el cafre. No hay vírgenes esperándote en ningún lado. Sólo queda sangre derramada por gente que no tiene por qué salir en la puta película de tu cabeza estrecha en plena diarrea mental. Podría patrocinarte los atentados Dodotis. Y para colmo ni tan siquiera eres original. Si el rollito que llevas es el anti occidental, no dejas de estar haciendo un remake del gringo de toda la vida entrando con una escopeta a su instituto. ¿Hay algo más occidental que eso?

Gerardo Tecé | Madrid | 27/02/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.